jueves, 21 de abril de 2016

EL CULTIVO DE TOMATE BAJO INVERNADERO



EL CULTIVO DE TOMATE
BAJO INVERNADERO


CONTENIDO

PRESENTACIÓN.................................................................................................. 3
AGRADECIMIENTOS........................................................................................... 4
EL CULTIVO DE TOMATE BAJO INVERNADERO................................................. 5
INTRODUCCIÓN................................................................................................... 5
PRODUCCIÓN DE TOMATE BAJO INVERNADERO.............................................. 7
VENTAJAS DE LA PRODUCCIÓN BAJO INVERNADERO...................................... 7
DESVENTAJAS DE LA PRODUCCIÓN BAJO INVERNADERO............................... 8
PARÁMETROS A TENER EN CUENTA PARA LA CONSTRUCCIÓN Y ELECCIÓN
DE UN INVERNADERO......................................................................................... 9
FENOLOGÍA Y CICLO DEL CULTIVO................................................................. 10
CONDICIONES CLIMÁTICAS............................................................................. 11
VARIEDADES....................................................................................................... 12
MANEJO DEL CULTIVO....................................................................................... 17
DEFICIENCIAS NUTRICIONALES..................................................................... 23
RIEGO.................................................................................................................. 27
PODAS................................................................................................................. 28
TUTORADO......................................................................................................... 31
CONTROL DE MALEZAS................................................................................... 32
APORQUE........................................................................................................... 33
DESORDENES FISIOLÓGICOS Y NUTRICIONALES........................................ 33
MANEJO INTEGRADO DE PLAGAS................................................................... 38
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.................................................................... 46




PRESENTACIÓN

En el país se ha venido especializando la producción agropecuaria tendiente al
potencial exportador. Para ello y dadas las exigencias de los consumidores en cuanto a calidad e inocuidad de los productos se ha introducido nuevas tecnologías como es el caso de las denominadas Buenas Prácticas Agrícolas (B.P.A.), Buenas Prácticas DE Manufactura (B.P.M.), la agricultura de precisión y la agricultura protegida o bajo invernadero.

Uno de los cambios más relevantes en cuanto a calidad y producción en el sector agropecuario, es el que se ha producido con el tomate bajo invernadero, logrando triplicar el rendimiento al pasar de 40 toneladas por Hectárea a libre exposición en áreas tecnificadas, a 120 toneladas bajo invernadero.

Consiguiendo además una mejor calidad no solo en su aspecto externo sino también más limpio al disminuir significativamente la aplicación de plaguicidas.
Si bien es cierto que es más alta la inversión inicial en el cultivo bajo invernadero; es de considerar que su amortización es más rápida al obtener mejores precios debido a que el producto es de mejor calidad y puede salir al mercado fuera de las épocas tradicionales de cosecha.

Este documento sobre «El cultivo de tomate bajo invernadero» resume los resultados de investigación de la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria, CORPOICA, en el C.I. «La Selva», ha acumulado durante varios años de trabajos con miras a estructurar un paquete tecnológico práctico, de fácil aplicación y rentable y estamos seguros que contribuirá al desarrollo empresarial en el campo.

Sergio Correa Peláez
Director Centro de Investigación «La Selva» CORPOICA.




EL CULTIVO DE TOMATE BAJO INVERNADERO
(Lycopersicon esculentum. Mill)

Jorge Jaramillo Noreña
Viviana Patricia Rodriguez
Miriam Guzmán A.
Miguel A. Zapata

INTRODUCCIÓN

El tomate es originario de América del sur, entre las regiones de Chile, Ecuador y Colombia, pero su domesticación se inició en el sur de México y norte de Guatemala. Es una de las hortalizas de mayor importancia en el mundo, por su área sembrada y su alto nivel de consumo. Los principales países productores son: China, Estados Unidos, Turquía, Egipto, Italia, India, Irán, España, Brasil y México, los cuales contribuyen con cerca del 70 % de la producción mundial. En Colombia, está disperso por todo el país, cultivándose en 18 departamentos; sin embargo cerca del 80% de la producción está concentrada en los departamentos de Cundinamarca, Norte de Santander, Valle del Cauca, Caldas, Huila, Risaralda y Antioquia, donde tradicionalmente se han cultivado las variedadess chonto y milano, y en Atlántico, Guajira y
Santander variedades como el tomate ríogrande y el tomate ciruelo. Para el año 2004 se sembraron 14.989 hectáreas, lo cual representó el 16,5% del área hortícola del país, con un volumen de producción de 391.268 toneladas, con un valor aproximado de $313 mil millones de pesos.

Este sistema de producción genera empleo. Se calcula que una hectárea requiere alrededor de 160 jornales por ciclo de producción, lo cual representa aproximada-mente 2.398.240 jornales utilizados en el país anualmente en este cultivo. El rendimiento promedio por hectárea a nivel nacional es de 26 t y corresponde al rendimiento obtenido en condiciones de producción a campo abierto; bajo estas condiciones se ha desarrollado en zonas con alturas entre los 0 y 2.100 m.s.n.m. o sea en regiones de climas cálidos a frió moderado. Sin embargo, las condiciones climáticas, imperantes en estas regiones principalmente en las épocas de sequía o lluvia, afectan la productividad de los cultivos, debido a los cambios extremos de temperatura y humedad relativa favoreciendo el ataque de plagas y enfermedades, lo que lleva al productor a la utilización de más cantidad de pesticidas y fertilizantes para lograr altas productividades, incrementando los costos de producción, disminuyendo la rentabilidad y causando graves daños de contaminación al medio ambiente.


El sistema de producción de tomate bajo condiciones protegidas es relativamente nuevo en el país, generando un impacto importante en los últimos años, por su incremento en área, productividad, rentabilidad y calidad del producto. El rendimiento promedio obtenido con este sistema es entre 5 y 8 kg/planta, superando tres veces el que se obtiene a libre exposición, que está entre 1,5 y 2 kg/planta.

Este sistema de producción se caracteriza por la protección mediante estructuras levantadas, generalmente en guadua y cobertura de plástico, con el fin de evitar el impacto de la lluvia sobre el cultivo y su manejo tecnológico es igual al que tradicionalmente se le hace al cultivo de tomate a libre exposición.
Las experiencias con el cultivo de tomate bajo condiciones protegidas se han desarrollado principalmente en los departamentos de Cundinamarca, Valle del Cauca, Quindío, Boyacá, Santander y Antioquia, con un área total aproximada de 500 hectáreas, las cuales han sido desarrolladas por iniciativas individuales de productores, sin responder a programas definidos de investigación y desarrollo tecnológico, lo cual ha llevado a que muchas de estas experiencias hayan fracasado, por el desconocimiento de los productores sobre el manejo de los cultivos, de los materiales vegetales más apropiados para la siembra bajo estas condiciones y de las características ideales de arquitectura y de materiales e insumos utilizados para la construcción de dichos ambientes.

CORPOICA en el Centro de investigación La Selva en Rionegro (Antioquia), con el apoyo del Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, viene desarrollando investigación en la producción de tomate bajo condiciones protegidas. El mayor énfasis de la investigación es el de la evaluación de materiales de tomate chonto y milano en invernadero tradicional, el cual busca seleccionar el mejor material por su comportamiento agronómico, productividad y calidad. Los resultados obtenidos son bastante promisorios para la región, alcanzándose productividades por planta cercanas a los 8,5 kilogramos, con incremento de la productividad superior a un 400 % con respecto a lo que se obtiene en campo abierto; igualmente, se ha trabajado en el manejo agronómico del cultivo; este sistema se maneja con un enfoque de producción limpia, lo que permite al agricultor conocer y manejar los factores que inciden en la producción y calidad del tomate.

El presente boletín tiene como objetivo presentar los avances de investigación sobre la tecnología de producción de tomate bajo condiciones protegidas en la región del Oriente antioqueño, que garantice la utilización eficiente de los recursos, el incremento de la productividad, estándares adecuados de calidad y su permanencia en el tiempo, contribuyendo de esta manera a la competitividad del sistema de producción de tomate en la región.





PRODUCCIÓN DE TOMATE BAJO INVERNADERO

Los invernaderos se utilizan para asegurar la producción y calidad de los cultivos, ya e en campo abierto es muy difícil mantener los cultivos de una manera adecuada a lo largo de todo el año. El concepto de cultivos bajo invernadero, representa el paso de producción extensiva de tomate a producción intensiva. Para ello, las plantas han de reunir condiciones óptimas de la raíz a las hojas.

El invernadero es una estructura, en la que las partes correspondientes a las paredes y el techo están cubiertos con películas plásticas, con la finalidad de desarrollar cultivos en un ambiente controlado de temperatura y humedad. Se pueden tener construcciones simples, diseñadas por los agricultores a bajo costo y otras más sofisticadas con instalaciones y equipos para un mejor control del ambiente. Los invernaderos generalmente son utilizados para cultivos de porte alto, como tomate, pepino, pimentón, melón, flores y otras.





VENTAJAS DE LA PRODUCCIÓN BAJO INVERNADERO

Protección contra condiciones climáticas extremas

Permite un control contra las lluvias, granizadas, bajas temperaturas, vientos, tempestades, calentamiento, enfriamiento, sombrío y la presencia de rocío en los cultivos.

Obtención de cosechas fuera de época

Cultivando bajo invernadero es posible producir durante todo el año, indepen-dientemente de las condiciones climáticas externas. Además, permite una
programacion entre la producción y el mercado, permitiendo cumplir oportuna-
mente con los requerimientos del mercado local y de exportación, extendiendo
los periodos de producción y mercadeo, logrando así un aprovisionamiento con-
tinuo del producto.

Mejor calidad de la cosecha

Dentro de un ambiente protegido, las condiciones de producción favorecen la obtención de productos sanos, similares en forma, tamaño y madurez, más gustosos y con excelente presentación, características que estimulan sensiblemente el consumo.

Preservación de la estructura del suelo

En un ambiente protegido, el suelo permanece bien estructurado, firme y
no sufre las consecuencias de la erosión a causa de las lluvias o el
viento, disminuye el lavado de nutrientes dentro del perfil del suelo,
por lo que las plantas obtienen mayor disponibilidad de los mismos, reflejándose en mayor productividad por unidad de área.


Siembra de materiales seleccionados

En los países de agricultura avanzada, el mejoramiento genético desarrolló materiales de alto rendimiento, que exigen condiciones especiales y su producción solo es viable bajo condiciones de invernadero.

Aumento considerable de la producción

Esta característica es la que estimula a los productores a aplicar esta técnica de producción.
Una planta expuesta a diferentes factores favorables bajo invernadero, produce de tres a cuatro veces más, aún en épocas críticas, que los cultivos desarrollados a campo abierto en condiciones normales. La alta productividad, asociada a la posibilidad de producción y comercialización en la época más oportuna, compensa la inversión inicial, con ganancias adicionales para el productor.

Ahorro en costos de producción

Existe un ahorro en los costos de producción, pues se aumenta la producción por unidad de área, se produce un incremento en la eficiencia de los insumos agrícolas, disminuye el número de insumos aplicados y hay mayor comodidad en la realización oportuna de las labores.

Disminución en la utilización de pesticidas

Dentro del invernadero es posible la utilización de mallas y cubiertas para evitar la entrada de insectos, lo que permite un control más efectivo de las plagas, disminuyendo el uso de pesticidas.





DESVENTAJAS DE LA PRODUCCIÓN BAJO INVERNADERO
• Alta inversión inicial.
• Alto costo de operación.
• Requiere de personal especializado.
• Requiere de monitoreo constante de las condiciones ambientales dentro del cultivo para un mejor control de plagas y enfermedades.

lunes, 11 de abril de 2016

Qué Saber: Pepino


El pepino es el fruto en baya procedente de una planta herbácea que recibe su mismo nombre. Pertenece a la familia de las Cucurbitáceas. Bajo este nombre se engloban unas 850 especies de plantas, casi todas herbáceas, trepadoras o rastreras, que producen frutos muy grandes y protegidos por una corteza firme. Frutas como la sandía y el melón pertenecen ,junto con hortalizas tan comunes como el calabacín o la calabaza, a esta misma familia.

 
Hojas y flor del pepino

 

Origen y variedades

El origen del pepino se sitúa en las regiones tropicales del sur de Asia. En India se viene realizando su cultivo desde hace más de 3.000 años. Su explotación como alimento llegó con el tiempo a Egipto y se convirtió en uno de los alimentos preferidos por los faraones. Con el paso de los años se hizo popular en Grecia y en Roma. Tanto griegos como romanos empleaban el pepino como hortaliza y con fines terapéuticos. Fueron éstos últimos quienes lo introdujeron en el resto de Europa y lo extendieron con posterioridad hasta China. En la actualidad, el pepino es una hortaliza muy cultivada en Europa y América del Norte y ocupa el cuarto puesto en la producción mundial de hortalizas, detrás del tomate, la col y la cebolla.



Las variedades de pepinos se pueden clasificar en función de diversas características como su tamaño, forma y color de la piel.

Pepino corto o pepinillo (tipo español): estas variedades son de pequeño tamaño, con una longitud máxima de 15 centímetros y un peso medio de unos 125 gramos. Presentan piel verde con rayas de color amarillo o blanco y se utilizan para consumo en fresco o para la elaboración de encurtidos.

Pepino medio largo (tipo francés): son frutos con una longitud de 20 a 25 centímetros. Dentro de este grupo se diferencian dos variedades: el pepino con espinas y el de piel lisa.












Pepino largo (tipo holandés): alcanzan hasta 25 centímetros de longitud y su piel es lisa y más o menos surcada.

Otra clasificación de los pepinos hace referencia a su forma de consumo:

Pepino de consumo fresco: son ejemplares grandes, de corteza verde o amarilla.

Pepinillos: son de menor tamaño y generalmente se consumen encurtidos. Dentro de este grupo se encuentran variedades de superficie lisa o con verrugas. Así mismo, existe una clasificación que atiende al tipo de cultivo y se habla entonces de pepinos de invernadero y de los de caballón.

Pepinos de invernadero: poseen una forma alargada y recta, piel fina y pocas semillas.

Pepinos de caballón: contienen menos semillas que los anteriores y su piel es verde oscura y dura, por lo que se deben pelar antes de su consumo.

Su mejor época

El pepino es una hortaliza de verano, aunque en la actualidad se puede comprar durante todo el año gracias a los cultivos de invernadero que han proliferado de modo extraordinario en la costa sur de la península y en las islas Canarias.

 

 

Características

Forma: alargada y redondeada en la punta.
Tamaño: tienen entre 15 y 25 centímetros de longitud y unos 5 centímetros de diámetro, salvo los pepinillos, con una longitud máxima de 15 centímetros. Su peso oscila entre los 30 y los 200 gramos según la variedad.
Color: la piel es de color verde, que amarillea en las puntas, y la pulpa entre blanca y amarillenta.
Sabor: algo insípido, similar al del melón no maduro.

 

 

Cómo elegirlo y conservarlo

Cuando se quiere comprar pepinos, se aconseja elegir aquellos ejemplares que presenten la piel de color verde oscuro, sin manchas amarillentas ni defectos, que sean firmes y bien desarrollados, pero sin tener un diámetro demasiado ancho.

Es mejor rechazar los ejemplares de tamaño grande porque suelen tener un sabor más amargo, una textura más blanda y muchas semillas duras. Tampoco conviene adquirir los que tengan los extremos resecos o presenten color poco lustroso de tono amarillento. Esto indica que el fruto está duro y que tiene sabor amargo. Al adquirirlos se debe presionar en el extremo del tallo. Si éste está blando significa que hace tiempo que el pepino fue recolectado.

Además de frescos, se pueden adquirir encurtidos en una vinagreta.

Una vez en casa, los pepinos pueden conservarse en el frigorífico durante un periodo  de tres a cinco días. Si se quieren conservar una vez que han sido cortados, hay que envolverlos con plástico transparente porque los pepinos captan con facilidad los olores. Son hortalizas que no toleran bien las temperaturas extremas, por lo que no son aptos para congelar ya que se ablandaría su pulpa.

El pepino es una hortaliza que ha de consumirse inmadura, debido a que con la maduración pierde su tersura y adquiere un color amarillento y se altera su sabor.


Propiedades nutritivas

El pepino es una hortaliza de bajo aporte calórico debido a su reducido contenido en hidratos de carbono, en comparación con otras hortalizas, y a su elevado contenido de agua.

Aporta fibra, pequeñas cantidades de vitamina C, provitamina A y de vitamina E, y, en proporciones aún menores, vitaminas del grupo B tales como folatos, B1, B2 y B3. En su piel se encuentran pequeñas cantidades de beta-caroteno, pero una vez que se oela el pepino, su contenido se reduce casi a cero.
La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Los folatos intervienen en la producción de glóbulos rojos y blancos, en la síntesis de material genético y en la formación de anticuerpos del sistema inmunológico.

La vitamina E interviene en la estabilidad de las células sanguíneas y en la fertilidad. Al igual que la vitamina C, tiene acción antioxidante, y ésta última además interviene en la formación de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, favorece la absorción del hierro y aumenta la resistencia frente las infecciones.

El pepino no se considera una hortaliza rica en minerales, si bien el más abundante el potasio. En menor proporción se hallan el fósforo y el magnesio.
El potasio es un mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso y para la actividad muscular normal, además de intervenir en el equilibrio de agua dentro y fuera de la célula.

El fósforo interviene en la formación de huesos y dientes, al igual que el magnesio. Éste último además se relaciona con el funcionamiento del intestino, mejora la inmunidad y posee un suave efecto laxante.

En la composición del pepino está presente una pequeña proporción de beta-sitosterol; un compuesto con actividad antiinflamatoria e hipoglucemiante, que participa en la respuesta del sistema inmunológico.




Composición por 100 gramos de porción comestible
Energía (Kcal) 12
Agua (ml) 97
Proteinas (g) 0,7
Hidratos carbono (g) 1,9
Fibra (g) 0,5
Potasio (mg) 140
Fósforo (mg) 20
Magnesio (mg) 9
Folatos (mcg) 13
Vitamina C (mg) 6
mcg = microgramos (millonésima parte de un gramo)



Cómo nos ayuda el pepino

Pepinos para perder peso y progresar la digestión

El pepino tiene muy pocas calorías y como afirmaba ya antes, un sinnúmero de agua. Por consiguiente, para las personas que deseen perder peso es un comestible idóneo para incluir en la dieta. Por si fuera poco, tiene un alto contenido de fibra, que asisten a regular los intestinos, la prevención del estreñimiento.

Prosperar las articulaciones

Debido a que contiene silicio, robustece nuestras articulaciones, tras todo, este elemento es quien se encarga de robustecer los tejidos conectivos. Otra forma de consumir el pepino hace que el agua de pepino y agregar un tanto de jugo de zanahoria, de este modo, aparte de acrecentar el consumo de vitaminas y minerales ventajosos, asistirá a suprimir el dolor producido por la gota y la artritis, puesto que esta mezcla reduce el ácido úrico.

Buen antídoto para la resaca

El contenido de electrolitos de la vitamina B, las peculiaridades de azúcar y pepino agua, lo transforman en un buen antídoto para la resaca. Idealmente, si ha bebido demasiado alcohol, comer unas rebanadas de pepino ya antes de irse a la cama. Mas recuerde en un caso así, la mejor prevención es consumir alcohol con moderación.


Las propiedades anti-inflamatorias de los pepinos, son muy útiles para eliminar ojeras o “bolsas” debajo de los ojos. Aunque crean que es un cliché, es muy recomendable poner dos rodajas de pepino sobre los ojos cerrados para eliminar la hinchazón.




El jugo del pepino contiene una hormona necesaria para que las células del páncreas produzcan insulina, hormona benéfica para los pacientes con diabetes.


Fuentes:

http://verduras.consumer.es/pepino/introduccion
http://www.regmurcia.com/servlet/s.Sl?sit=c,543,m,2714&r=ReP-20478-DETALLE_REPORTAJESPADRE
http://www.paraquees.com/para-que-es-bueno-el-pepino/
http://vidasaludable.guru/beneficios-del-pepino/

jueves, 7 de abril de 2016

Aprender para Hacer: Taller Sistema de Siembra para la Vida con CIARA





Continuando con el Plan de Formación en Agricultura Urbana en CIARA, el día 6/4/2016 asistimos al taller de Sistema de Siembra para la Vida dictado por los compañeros de CIARA, Tomás Suárez y Jorsira Suberov, el cual enseña sobre la importancia de hacer una siembra efectiva, tipos de siembras practicados en Venezuela y algunas que aunque no se practiquen son de utilidad para un mantenimiento óptimo de los suelos y conservación de los mismos.

También hubo una importante interacción de los participantes en lo referente a experiencias de los presentes y en hacer preguntas oportunas sobres sus propias realidades para aclarar y desarrollar dentro del tema cosas de utilidad para todos los asistentes.

Se habló de las diferencias y oportunidades entre la siembra rural y la urbana, la construcción de los espacios para la siembra, en el caso de la agricultura urbana. La visión de la siembra para el futuro, interesante trabajo en escuelas y comunidades; posibilidades de aprovechamiento de los saberes campesinos en nuestras siembras urbanas y procesos de aprovechamiento en los materiales reutilizables para la siembra urbana.